Buscar este blog

Cargando...

martes, 15 de enero de 2008

¿Ejercicios para la buena postura o postura ante los ejercicios?

El dilema que provoca el titulo nos sirve para tomar conciencia de que antes de pensar en una gimnasia para la buena postura, hay que aceptar que los conceptos sobre postura humana ideal están teñidos de posiciones mecanicistas y de criterios militares de lo que es “pararse bien”.

¿Qué es la buena postura?

Para cada persona, la mejor postura es aquella en la que los segmentos del cuerpo están equilibrados en la posición de menor esfuerzo y máximo sostén. Esta es una cuestión individual. De manera que no existe una sola postura IDEAL para todos los individuos.
CADA PERSONA DEBE TOMAR EL CUERPO QUE TIENE Y SACAR EL MEJOR PARTIDO DE EL.
Siempre resulta útil recordar que las maravillosas adaptaciones que realizó el ser humano en los millones de años de evolución, no siempre resultaron totalmente satisfactorias. Así, por ejemplo, las extremidades inferiores se modificaron totalmente pero la pelvis, a la cual está unida la columna vertebral, ha conservado las características del cuadrúpedo. La misma espina dorsal –con sus tres curvaturas- demuestra escasa adaptación y le plantea al hombre reiterados sufrimientos ante el menor descuido.
Inclusive, el sistema de “sostén” de los órganos internos están mejor preparados para la marcha en cuadrupedia que para la bipedestación, lo que ocasiona no pocas perturbaciones digestivas, nerviosas y estéticas. Es que con los años y la falta de ejercicio razonable, los mencionados órganos tienden a depositarse en la verdadera copa receptora en que se transforma la pelvis en la postura erecta, lo que aumenta la presión y la compresión que sufren.
En otras palabras: cuando una especie abandona una posición que la ha caracterizado por 120 millones de años, es inevitable que modifique su sistema muscular, circulatorio, respiratorio y todos sus esquemas coordinativos.

¿Cuál fue la posición tradicional de la gimnasia correctiva?
Los ejercicios que planteaba la gimnasia para mejorar la postura estaban pensados para tonificar sectorialmente masas musculares débiles. Ella, la gimnasia, pensaba al hombre por “pedacitos”. Suponía que aflojando por acá y fortaleciendo por allá, la buena postura vendría como consecuencia. Por eso la acusación de mecanicista, pero hay que tener presente que ese mecanicismo coincidía con las teorías de la época.
Hoy, toda buena gimnasia debería seguir manteniendo una preocupación por la actitud corporal. Entendiendo tal preocupación como preventiva, no hay que actuar cuando la perturbación está instalada sino antes. Todo profesor de gimnasia, de educación física o personal trainer debería comprender que la alteración postural es LA EXPRESIÓN DE UNA ADAPTACIÓN INADECUADA Y HAY QUE ENCARAR UNA ACCIÓN DE RECONSTRUCCIÓN DE ESQUEMAS POSTURALES INCORRECTOS.
¿Cuáles son las características de una buena postura?
La mayor parte de los ortopedistas menciona las siguientes:
  • Mínimo peso a soportar por los distintos segmentos corporales.
  • Óptimo funcionamiento de los órganos internos.
  • Mínimo gasto energético para mantener la postura.
  • Poder mantener una postura tanto tiempo como haga falta, a lo largo de las actividades cotidianas y vocacionales, sin fatiga indebida.
  • Poder asumir una postura y cambiarla con facilidad.
  • Si todos los puntos anteriores están logrados, el factor estético también debe ser considerado, dadas las evidentes connotaciones y resonancias sociales del propio cuerpo. No hay duda que un ajuste razonable a pautas estéticas de la época merecen consideración.

¿Qué ejercicios deberían incluirse en un buen programa de ajuste postural?


Deberían incluirse los siguientes ejercicios:

  • Ejercicios de concientización postural y armonización del esquema corporal.
  • Ejercicios de relajación local y general.
  • Ejercicios de flexibilidad corporal.
  • Ejercicios de equilibración muscular, dirigidos a fortalecer aquellos grupos musculares poco ejercitados por las actividades de la vida cotidiana.
  • Ejercicios para el fortalecimiento y relajación de la capa profunda de los músculos de la columna vertebral.
  • Ejercicios dirigidos a los músculos motores de la articulación escápulo-humeral.
  • Ejercicios abdominales.

Para finalizar: No tiene sentido que le recomienden o recomendar ¡parate derecho!. La buena postura no consiste en tirar los hombros para atrás. Consiste en evitar y corregir actitudes de negligencia neuro-muscular que conducen a las alteraciones posturales. Y recuerde:


¡Mejor postura, mejor salud!

Mariano Giraldes

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, me interesa mucho porq tengo mala postura desde siempre. Tengo 34 años y trato de ponerme derecha todo el tiempo pero siento que "hago fuerza", entiendo que debe ser porq justamente no tengo fortalecidos los musculos necesarios. Me gustaria saber cuales son los ejercicios que mencionas que se deben realizar.
Muchas Gracias

Mariano Giraldes dijo...

Tu intento de mantenerte derecha, en cuanto a que significa una toma de conciencia de tu cuerpo y su postura, es correcto. Lo que sucede es que ese "estado de alerta postural" debes mantenerlo todo el tiempo, cosa nada sencilla. Sin embargo, existen unas cuantas técnicas que pueden ser útiles.
Además, es cierto que la postura- depende también del grado de fuerza que tienen los músculos erectores del raquis. Su importancia ha disminuido en el concepto de ortopedistas y traumatólogos, pero siguen siendo un factor a considerar. Para que podamos mandarte más información mandanos un mail a Olimpiagym@uolsinectis.com.ar.
Un saludo afectuoso. Mariano.